Resfriado y maquillaje: Vichy Lumineuse y otras pautas

Algo me dice que a estas alturas del invierno ya habremos pasado al menos un resfriado, gripe, virus, sinusitis, rinitis u otra clase de mal de esos que trae el frío.

El caso es que, tras varios días de estar a base de caldos y estrujar mucho pañuelo, cuando toca volver a la realidad o simplemente salir a la calle, cometemos algunos errores en ese intento de compensar la cara pocha que se nos ha quedado.

Aquí una breve guía de los síes y noes más básicos para no echarnos diez años encima o parecer Jack Lemon en Con faldas y a lo loco:

  • Cuidado con los exfoliantes. La tentación de eliminar tanta célula muerta puede convertirse en una trampa, y es que la pobre piel ya habrá sufrido suficiente como para darle más tralla. Sea el exfoliante físico o sea químico, mejor no insistir demasiado o, de ser posible usar un limpiador. Mezclar un limpiador jabonoso con un poco de bicarbonato en la palma de la mano y retirarlo con agua templada es una solución muy apañada pero resultona.
  • Mascarilla sí, pero a ver cual. Otra tentación es la de querer rehidratar la piel a base de una potente mascarilla. Lo mismo, la piel puede estar tan castigada que hasta reaccione mal a una mascarilla que te gustaba antes, especialmente si tiene componentes mentolados, que pueden irritarla demasiado. Como solución intermedia, mejor usar un sérum a modo de mascarilla, esto es, aplicando más cantidad de lo habitual y dejarlo actuar, sea al aire o con una muselina impregnada del mismo.
  • Base de maquillaje. Ahora llega el momento de tapar, y alguna iría corriendo a buscar la base más cubriente del neceser. Meh, error, la pobre piel seguramente no lo acepte bien y encuentres que hace efecto acartonado, además de querer disociarse de ti en las zonas conflictivas tales como aletas de la nariz o en los pliegues cercanos a la boca. Ahí lo bueno sería aplicar una crema tintada como la de Vichy Lumineuse, crema que, sin ser crema per se, tiene su capacidad emoliente y, sin ser muy maquillaje, aporta color y una cobertura media. ¿Resultado? Una piel que muestra ese grado de salud -o algo más al menos- que tanto hemos echado de menos los días pasados.
  • Resto del maquillaje. De usar correctores, que sean en crema por lo mismo, que es aquello del acartonamiento. Otro tip sería usar una bruma fijadora en lugar de polvos sueltos y, de aportar color al look, que sea con un toque de colorete en las mejillas y en los labios.

¿Tenéis algún truco que añadir? Aquí debajo hay una caja de comentarios deseosa de leer vuestras aportaciones ;)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres recibir nuestros consejos en tu correo electrónico?

Suscríbete y te enviaremos un mensaje cada vez publiquemos algo de tu interés.
Email
Seguro y sin publicidad