Motivos para empezar a correr en invierno

El final del otoño se está haciendo notar. En breve tendremos los árboles totalmente desprovistos de hojas y estaremos inmersos sin remedio en la época turronera, ese guilty pleasure al que no somos capaces de renunciar. Pero hoy quiero hablar de los motivos por los que esta época es mejor que otras para empezar a correr y demostrar las bondades de saltar del sofá caliente al frío asfalto:

  • Se lleva más ropa, así que todo queda tapado. Si nuestro propósito es mejorar la figura, ahora que estamos aún en la fase preliminar o el antes de los anuncios de dietas, mejor que vayan ocultas esas lorzas de las que no estamos orgullosos. Para cuando haya que pasar a la ropa de verano ya tendremos otra versión mejorada de nosotros mismos que mostrar.
  • El frío se lleva mejor que el calor. Cuando uno no es corredor, se imagina que el running es ideal con temperaturas cálidas por aquello de salir a la calle o ir con ropa ligera, pero nada más lejos de la realidad. Cuando se llevan 500 metros de carrera a uno le sobra la mitad de la ropa por el calor que se genera, así que empezar en verano es justo lo contrario, muy duro de llevar cuando no se tiene fondo. El frío e incluso la lluvia cuando no es exagerada, se agradecen por compensar la alta temperatura que alcanza el cuerpo con el entrenamiento.
  • ¿Eres friolero/a? ¿Te da pereza la vida en invierno? ¡Corre! Entrarás en calor y tendrás un chute de energía extra durante las largas y oscuras jornadas invernales.
  • Es el timing sensato. Ahora sí estás a tiempo de ponerte a plan con cabeza de cara al verano que viene. Ya sabemos que luego llega la primavera con sus dietas milagrosas a la par que irreales para el verano, pero con tu plan de entrenamiento ya estarás en la dirección correcta y con algunos meses de ventaja. La salud y forma física, especialmente a partir de cierta edad, no se consigue a corto plazo, sino con meses de margen.
  • Carreras de la próxima temporada. Las carreras populares tienen su pico durante el otoño, por lo que si entramos en una buena dinámica de entrenamiento podremos apuntarnos a las del año que viene con la plena confianza de estar bien preparados y no estar haciendo una locura para nuestros órganos y músculos, los cuales también necesitan ir acostumbrándose al deporte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres recibir nuestros consejos en tu correo electrónico?

Suscríbete y te enviaremos un mensaje cada vez publiquemos algo de tu interés.
Email
Seguro y sin publicidad