Siete ideas para reducir residuos

El impacto ambiental de nuestro modelo de consumo actual ha pasado de ser preocupante a… insostenible. Es cierto que cada vez reciclamos más, pero es tal la cantidad de basura que generamos que no es suficiente para ser compensado. Por otra parte, están los fabricantes que nos siguen vendiendo productos ultraempaquetados con todo tipo de bandejas, recubrimientos plásticos y de papel. ¿Qué podemos hacer para aportar nuestro granito de arena y reducir personalmente nuestra huella ecológica? Allá van unas pocas ideas, aunque hay muchísimas más:

  1. Eliminar las celulosas por tela. Hace años que nos convencieron de que usar y tirar es cómodo, pero la cosa se nos ha ido de las manos: servilletas de papel, papel de cocina, toallitas atrapapolvo, para el WC, para las superficies cromadas, etc. ¿Qué tal unas bonitas servilletas de tela con sus servilleteros, que además es mucho más elegante? Y para lo demás, volver a los trapos de limpieza, de colores si lo preferís para diferenciar los distintos usos y listo. Mucho más barato además.
  2. Evitar las bandejas en carnes, pescados y frutas. Aunque algunos supermercados están fomentando el uso de papeles biodegradables, todavía vemos un exceso generalizado. Nuestro granito de arena sería tan simple como hacer cola y obtener los productos con menos envoltorio en el caso de carne y pescado o nulo si son frutas y verduras y las metemos en nuestro carro o bolsa de tela.
  3. Sustituir tampones y compresas por la copa menstrual. Si contamos al año el número de estos productos utilizados nos echaríamos las manos a la cabeza. La copa es cómoda, fácil de usar y no genera resíduos.
  4. Maquinillas de afeitar. Como le ocurre a las servilletas, se puede sustituir elegantemente las cuchillas desechables y regalar una bonito y clásico kit de afeitado -donde sólo se cambie la cuchilla en lugar de la maquinilla al completo- o pasarse a la eléctrica. Lo mismo con la espuma de afeitar, hacer espuma con la brocha a partir del jabón solido de toda la vida -si, se vende y lo venden marcas nacionales y las cool también– queda mucho mejor, sobretodo en el medio ambiente.
  5. Bye a las cápsulas de café. Lo siento Clooney, eres muy majetón pero el café que anuncias, además de no estar bueno ni en el mejor de los casos, genera un porrón de residuos es que los niños no dan abasto haciendo collares con ellas. Donde esté un buen café hecho con café recién molido…
  6. Adiós al papel, hola a la pantalla. Está genial que te guste leer, hay que estar bien informado y leído, pero por favor, pásate al digital, que además en el caso de las noticias te las dará de forma mucho más inmediata. Lo mismo con las notificaciones por correo postal, en unos minutos puedes seleccionar la opción de recibirlas por email en el caso de las facturas de luz, agua, teléfono, banco, etc. Incluso tiendas como Zara y Mango ya te envían el ticket de tus compras directamente a tu bandeja de email, ole ahí.
  7. Take away déjalo away. Telecomida, vasos de café con su cuchara y su bandeja… ¿por qué no sales directamente a cenar fuera -en platos y vasos de verdad- y así estiras un poco las piernas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres recibir nuestros consejos en tu correo electrónico?

Suscríbete y te enviaremos un mensaje cada vez publiquemos algo de tu interés.
Email
Seguro y sin publicidad