Más Mindfulness Eating y menos dietas (leñe)

El verano ya se ha instalado, así que no hay tiempo ni tiene sentido ponerse a pensar ahora en la dieta de turno, sorry. Por eso y porque tal palabra da lugar a muchos equívocos y malas actuaciones, a ver si con este nuevo término se nos mete un poco más en la cabeza que la cuestión de la alimentación debería ser un tema a tomar siempre en serio y no estar tan pendiente de fechas, plazos u objetivos a corto plazo.

Aunque comer de manera equilibrada y racional no debería tener ni nomenclatura, ahora que el mindfulness se ve por todas partes, la alimentación no iba a quedar excluida. Este es un pequeño compendio de ideas que nos pueden ayudar -todo el año y a poder ser toda la vida- a comer con cabeza, lo justo y lo adecuado:

  • Pensar en nuestra salud. Tener presentes los beneficios o perjuicios que esa manzana o bien ese bollo de mantequilla pueden tener en nuestro cuerpo. 
  • Pensar en nuestro cuerpo. Ser conscientes de que ese bollo puede moldear nuestra figura, y no precisamente para convertirnos en una escultura de Rodin, sino de Botero.
  • Comer despacio y sin distracciones. Fuera TV, tablets, ordenadores, móviles, que nos hagan perder la cuenta de las cantidades ingeridas o incluso aumentar la ansiedad por la comida. Escuchar al cuerpo y comer hasta quedar satisfecho, que no lleno.
  • Disfrutar la compra: descubrir los productos de temporada, curiosear por mercados nuevos, probar, oler… el uso de los sentidos como el olfato, gusto o tacto puede influir en que nos decantemos por opciones más juiciosas que si sólo nos dejamos arrastrar por la vista, y así evitar el marketing puñetero.

2 Respuestas

  1. Negocianta dice:

    ¡Gracias! Con el uso de un anglicismo igual lo interiorizamos mejor :)

  2. Sara dice:

    Ahí le has dado !! Totalmente de acuerdo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.